AQUELLAS MARAVILLOSAS NAVIDADES

22.12.15




Disfrutar de la Navidad hace tiempo que está pasado de moda y a mi, un año más, con una morriña que me nace de sentimientos algo ya lejanos, se me amotina en la cabeza la ilusión de volver a sentirla como antes. Y es que, ahora, por mucho que uno se esfuerce en sacar lo mejor de esta festividad, ya no es igual. Adultos, e incluso pequeños, hemos perdido esa... ¿Ingenuidad?... Sí, esa ingenuidad que le daba ese toque mágico que ahora le falta a la Navidad.

Pero como bien sabéis, este blog no está creado para ir en busca de penas, sino de momentos agradables y, el otro día, haciendo recopilación de algunas imágenes navideñas, se me vinieron multitud de buenos recuerdos y pensé que hacer una entrada con ellas sería una buena manera de desearos unas felices fiestas y de desempolvar algunas sensaciones.

A mi estas imágenes me recuerdan a épocas en las que el turrón tradicional me sabía a gloria... A la magia de la noche de Reyes...  Al olor a asado al llegar a casa de mis abuelos... A mis tíos disfrazados de Papá Noel... Al reencuentro con aquellas bolas de purpurina... A los regalos que aparecían por arte de magia... Al barreño de agua para los dromedarios y las migas de los polvorones y las cáscaras de las nueces que dejaban los Reyes Magos... A la suerte de que nevara alguno de los días de Navidad... A mi madre preparando el chocolate después de los regalos... Y la gran sonrisa de mi padre viendo como los abríamos...















Si algo le agradezco a mis padres es que, sin saberlo y con los pocos medios que tenían entonces, consiguieron hacer que mis Navidades fueran especialmente bonitas... En nuestra mano está hacer que los más pequeños (y de paso los que ya no son tan pequeños) tengan la oportunidad de disfrutar de esta época tan especial.






* Consejos para disfrutar de la Navidad AQUÍ.

otrodiaperfecto12@gmail.com



GALLETAS DE JENGIBRE

17.12.15

Receta fácil galletas de jengibre (Foto: Otro día Perfecto)

Receta fácil de galletas de jengibre. Galletas de Navidad.
Tenía muchas ganas de enseñaros esta receta de galletas de jengibre y canela porque, a dos pasos de la Navidad, os va a venir muy bien ya sea para regalar o para acompañar las meriendas y las sobremesas de las comidas y cenas que nos quedan por delante. Se conservan bien durante mucho tiempo por lo que se pueden hacer con bastante antelación.

Aunque en el "paso a paso" me extiendo un poco más ya que a mi me gusta explicaros las recetas con todos los detalles, realmente son muy fáciles de hacer y el resultado a nosotros en casa nos ha encantado. Quedan unas galletas muy crujientes con una textura agradable y con un sabor especiado muy delicado.

Un buen plan para estos días: hacerte con un montón de cortadores de galletas con la forma que más te guste y pasar una tarde haciendo galletas al ritmo de unos buenos villancicos. Además, es una actividad ideal para los niños.


INGREDIENTES:

-250 gr. de harina de trigo.
-150 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente).
-100 gr. de azúcar moreno.
-5 gr. de bicarbonato.
-1 cucharadita de jengibre molido.
-1 cucharadita de canela molida.
-1 pizca de sal (si la mantequilla es con sal no es necesaria).
-1 huevo grande.
-Para decorar: chocolate, bolitas tipo lacasitos, o m&m, etc.

*Utensilios: rodillo, cortadores de galletas y papel de hornear.


Ingredientes galletas de jengibre


1. En un cuenco tamiza la harina, añade el azúcar, el bicarbonato, el jengibre, la canela y la pizca de sal. Y mezcla bien todos los ingredientes.


Tamizar harina y añadir ingredientes secos


2. A continuación añade en el cuenco el huevo batido y después la mantequilla que debe estar en punto pomada. Acuérdate de sacarla del frigo con mucho tiempo. Si ves que todavía está muy dura, dale unos segundos de microondas, pero que no se quede líquida. Y mezcla con la ayuda de una lengua.


Añadir el huevo y la mantequilla


3. Para mezclar bien lo mejor es amasarlo con las manos para que se junten bien todos los ingredientes.

Masa de galletas de jengibre


4. Ahora haz una bola con la masa, envuélvela en papel film y métela durante aproximadamente 1 hora en el frigorífico. La masa fría se trabaja mejor y se pega menos a la encimera y el rodillo.


Envolver masa con film


5. Un rato antes de sacar la masa del frigorífico, pon a precalentar el horno a unos 180º (calor arriba y abajo sin ventilador).


6. Y ahora viene lo divertido. Espolvorea la encimera con harina, divide la masa en varios trozos para que sea más fácil manipularla y estírala con el rodillo. Habría que dejar la masa con un grosor de unos 6mm aproximadamente, pero, no te agobies, no hay que tener tanta precisión.


Amasar con el rodillo


7. Ahora corta la masa con la ayuda de los cortadores de galleta, retira los bordes sobrantes y ve colocando las galletas sobre la bandeja del horno donde previamente habrás puesto un papel de hornear.


Cortar las galletas


8. Introduce la bandeja en el horno ya calentado. Deberán estar unos 15 min. aproximadamente. Las galletas más pequeñas necesitarán algo menos de tiempo. Lo ideal es que todas tengan un tamaño y grosor similar para que se hagan a la vez. ¡¡Ojo!! Los últimos minutos vigílalas para que no se quemen.


Bandeja de horno con papel de hornear


9. Pasado el tiempo sácalas del horno, espera un rato para que se enfríen un poco y se endurezcan y pásalas a una rejilla fría (la que viene en el horno te puede servir) para que terminen de enfriarse. No te asustes si al sacarlas del horno ves que las galletas están un poco blandas, cuando se enfríen quedarán crujientitas.


Galletas de jengibre recién sacadas del horno


10. Las galletas ya estarían listas para comer, pero vamos a darles un toque navideño. Para hacer las graciosas "galletas Rudolf" he calentado unas onzas de chocolate al baño maría, he metido el chocolate derretido en un "lápiz de silicona" y, con mucho cuidado, he pintado los ojitos y las astas. Como nariz he utilizado unos m&m (también puedes utilizar lacasitos, o cualquier gominola que te apetezca). Para pegar la nariz, utiliza el mismo chocolate derretido. Una vez que se enfríe quedará bien pegada... Si la primera galleta Rudolf no te sale, ¡¡cómetela!! que está igual de buena y sigue intentándolo ;)


Galletas de jengibre y canela


MÁS COSILLAS:

-Para que al cortar la masa no se quede pegada a los moldes, enharina el molde cada vez que vayas a cortar una.

-Si al coger las galletas de la encimera notas que se quedan pegadas, ayúdate con un cuchillo o espatula para levantarlas. Como en el punto anterior, te ayudará que espolvorees un poco de harina sobre el filo. Si la masa se te empieza a quedar pegada será porque se ha atemperado, lo mejor entonces es que la vuelvas a meter un rato en el frigorífico.

-Además de jengibre y canela, si te gustan las galletas muy especiadas, puedes añadir otras especias como clavo o nuez moscada molidos.

-Si no quieres ensuciar mucho la encimera, puedes cubrirla con trozo de papel de hornear y amasar sobre él. Y si tampoco quieres ensuciar el rodillo, cubre la masa con otra hoja y pasa el rodillo sobre ella.

-También puedes decorar simplemente espolvoreando por encima azúcar glass, o bañándolas en chocolate (enteras o la mitad), con glasa, etc. Pero están tan buenas tal cual que si no quieres complicarte, no es necesario decorarlas.

-Si te aficionas a las galletas, existen rodillos de medida con el que se puede conseguir que todas las galletas salgan del mismo grosor.

-Para conservar las galletas lo ideal es hacerlo como las "galletas danesas": en latas. Pon una hoja de papel de hornear entre galleta y galleta. Se conservarán durante dos meses aproximadamente.



¿SABÍAS QUE...?

Las galletas maría llevan el nombre de una Duquesa. En 1874, Peack Freans, afamado pastelero inglés, creó una sencilla galleta que bautizó con el nombre de María como homenaje a la Gran Duquesa María Alexandrovna de Rusia por su enlace con el Duque de Edimburgo Alfredo de Sajonia-Coburgo-Gotha (cuarto hijo de la Reina Victoria).
Fue introducida en España en el siglo XX por la marca Artiach y fue en la Guerra Civil donde adquirió un gran reconocimiento y se convirtió en un símbolo de recuperación económica.
(Fuente: gastronomiaycuriosidades.blogspot.com).


¿Sabías que las galletas maría...?


otrodiaperfecto12@gmail.com






SOPA DE POLLO Y JAMÓN

10.12.15

Receta fácil sopa pollo y jamón

Receta fácil de sopa de pollo y jamón.
Parece mentira que la sopa, una elaboración tan sencilla y humilde, pueda tener tantísimos beneficios para la salud. Por ello, quería dejaros este sencillo paso a paso de cómo realizar una sopa de pollo y jamón que os va a venir muy bien en estos días de frío.

Todos sabemos que el caldo de pollo es bueno para el resfriado, pero los nutrientes que aportan los huesos, la carne y las verduras al caldo lo convierte en un alimento con muchas virtudes medicinales: equilibra la flora intestinal evitando muchas enfermedades y facilitando la digestión, combate la inflamación, reduce el dolor articular, fortalece los huesos y, como no, inhibe las infecciones... Desde luego es un alimento ideal para todos pero, en especial, para los niños.

Aquí os dejo la receta de sopa de pollo y jamón que más nos gusta. La receta es muy fácil y siempre es mejor hacerlo en casa que comprarlo hecho.


INGREDIENTES:

-1/2 gallina (podéis sustituirla por cuartos traseros de pollo, alitas, muslitos de pollo, etc.)
-1 ó 2 huesos de jamón.
-1 hueso blanco salado.
-2 puerros.
-3 zanahorias.
-2 ramas de apio.
-1 patata (opcional).
-Sal (¡¡Ojo!! el hueso blanco es salado y el jamón también, por lo que solo se añadirá sal si, al final, fuera necesario).

Ingredientes sopa pollo y jamón


1. Para empezar a mi me gusta limpiar un poco la gallina o el pollo de los restos de vísceras.


Gallina + hueso jamón + hueso salado


2. Prepara las verduras. Pela aquellas que haya que pelar y luego lávalas todas bien.


Zanahoria + puerro + apio + patata


3. En una olla grande (yo estoy usando la olla rápida porque es la más grande que tengo) pon la carne, los huesos y las verduras. A continuación cubre bien de agua fría. En este caso yo he echado 3 litros de agua.


Todos los ingredientes en olla


4. Pon a cocer a fuego alto. Cuando empiece a hervir verás que sale una espumilla en la superficie. Con la ayuda de una espumadera o colador ve retirándola.


Espumar el caldo


5. Si vas a utilizar una olla rápida o expres, una vez retiradas las impurezas, ciérrala y tendrás que dejar cocinar durante 1 hora aproximadamente. Si, como hoy en mi caso, tienes tiempo y vas a hacer la sopa de manera tradicional, tendrás que dejar cocer a fuego medio unas dos horas. Tápalo un poco para que no se evapore mucho agua... Ahora a dejar pasar el tiempo y disfruta del delicioso olor que inundará tu casa.

2 horas de cocción


6. Pasado el tiempo, con la ayuda de un colador y una cuchara, retira la grasa que está en la superficie.


Desgrasar el caldo


7. A continuación retira los ingredientes del caldo y resérvalos para más adelante.


Sacar ingredientes del caldo


8. Con la ayuda de un colador traspasa el caldo a otra olla.


Colar el caldo


9. Este caldo aún se puede desgrasar más. La mejor manera es, una vez frío, metiéndolo en la nevera para que la grasa se solidifique en la superficie y, de nuevo, con la ayuda de un colador y una cuchara puedes retirar la grasa. Te aconsejo realizar este paso porque no es nada agradable tomarse un caldo grasiento.


Enfriar y desgrasar el caldo


10. El caldo ya estaría preparado. Ahora, para preparar la sopa, pica finamente el jamón y la carne de gallina o pollo. Puedes aprovechar también las verduras y picarlas también para añadirlas. En esta ocasión yo sólo he aprovechado la zanahoria.


Picar ingredientes


11. Calienta la cantidad de caldo que vayas a gastar y añade la carne y verduras troceadas. Deja que hierva un poquito y añade unos fideos, estrellinas, letras o arroz. Prueba la sopa y rectifica de sal si fuera necesario. También podrías darle un toque de pimienta o añadir una hojita de hierba buena.


Sopa de pollo y jamón


MÁS COSILLAS:

-Si quieres darle mucho más sabor y color a la sopa, bate la zanahoria y el puerro hasta que quede una crema muy fina y sin grumos, y añádelo a la sopa. Remueve bien para que que se deshaga en el caldo.

-Como decía, si bates la zanahoria y la incorporas al caldo, la sopa tendrá un bonito y apetecible color. Si no, siempre puedes echarle una pizquita minúscula de colorante o azafrán.

-Además de la carne troceadita, también puedes añadir un huevo duro picado.

-Si no vas a añadir la carne a la sopa, puedes reservarla y hacer unas riquísimas croquetas

-Con estos ingredientes sale una buena cantidad de sopa, así que puedes congelarla en tarros y disponer de ella en cualquier momento, ya sea para tomar como sopa o para añadirla a algún guiso.

-Los ingredientes de la sopa pueden variar. Yo he gastado gallina que le da mejor sabor al caldo, pero puedes utilizar carcasas de pollo, cuartos traseros, alitas, etc o un trozo de carne de ternera como morcillo. También puedes añadir otras verduras como cebolla o nabo. Y darle un toque especial con alguna especia como, por ejemplo, hierbabuena, perejil, pimienta, curry, comino, laurel o tomillo.

-Si en alguna ocasión el caldo te queda un poco insípido, puedes añadirle una pastilla de caldo concentrado.

-Truco: Si un caldo te queda salado, ponlo a hervir y añade unas rodajas de patata cruda. Absorverán el exceso de sal.



¿SABÍAS QUE...?

Mafalda fue creada para anunciar electrodomésticos... Fue la firma Siam di Tella quien le pidió a Quino que creara una familia de personajes con la que promocionar los electrodomésticos Mansfield. Pero Quino tuvo que guardar a Mafalda y su familia en un cajón porque la campaña publicitaria nunca llegó a ver la luz.
Unos meses después el semanario Primera Plana le pide a Quino que publique una tira cómica y es cuando el humorista decide darle la oportunidad a la niña más famosa del planeta.




otrodiaperfecto12@gmail.com





BIZCOCHO DE CALABAZA

17.11.15

Receta fácil de bizcocho de calabaza (foto: Otro día Perfecto)
Receta fácil de bizcocho de calabaza
Como os comenté en "El arte de otoñear", una de las tareas del listado de actividades para hacer en otoño era probar alguna receta nueva de bizcocho. Así que, aprovechando que estamos en su época, qué mejor que hacer un esponjoso bizcocho de calabaza.

Todavía hay quien se sorprende cuando les hablas de utilizar frutos como la calabaza, el calabacín o el boniato en una elaboración dulce. Sin embargo es una ventaja poder utilizarlos porque le aportan mucha jugosidad al bizcocho sin añadir ningún sabor "raro". Únicamente percibirás el gusto especiado que le quieras dar. Además, de esta forma no es necesario utilizar otros ingredientes grasos como la mantequilla.

¿No os apetece para merendar?... Pues ¡¡Comenzamos a prepararlo!! ;)


INGREDIENTES

-300 gr. de calabaza.
-300 gr. de harina (yo sustituí unos 50 gr. por harina de maíz pero puede ser toda de trigo).
-200 gr. de azúcar moreno (o azúcar blanco).
-100 gr. de aceite de girasol.
-4 huevos.
-1 sobre de levadura (16 gr.)
-Canela molida (si prefieres que salga con un sabor más especiado, se puede añadir también: jenjibre, clavo y nuez moscada molidos).
- Una pizca de sal (la sal potencia el sabor).


Ingredientes bizcocho de calabaza


1. Se precalienta el horno a 180º con calor arriba y abajo. 

2. El primer paso es cocer la calabaza en agua y, una vez que está blandita, se machaca sobre un colador para que escurra bien y se deja enfriar. La calabaza se puede dejar preparada el día de antes.

Cocer calabaza y triturar

3. En un cuenco se ponen los 4 huevos junto con el azúcar y se bate con unas varillas eléctricas (o con una varilla de mano) hasta que se disuelva el azúcar y la mezcla suba un poco.

Mezclar huevos y azúcar

4. A continuación se añade poco a poco el aceite y la calabaza. Se mezcla bien con el huevo con suavidad.

Añadir aceite y calabaza triturada

5. Una vez incorporada la calabaza, se añade a la mezcla la harina tamizada, la levadura, una cucharadita de canela (y resto de especias si quieres añadir alguna más) y la pizca de sal. Yo suelo mezclar la harina con la levadura en un cuenco para mezclarlas bien antes de tamizar. Se mezcla todo con cuidado con la ayuda de una espátula o unas varillas de mano.

Tamizar harina, levadura, canela y sal

6. Por último, vertemos la crema en el molde (1/3 del molde tiene que quedar libre para que al subir no se desborde). Si el molde es metálico se puede preparar de dos formas:

* Forrando el molde con papel de horno (como hice en el bizcocho de boniato).
* O bien, se untan las paredes con mantequilla y se espolvorea un poco de harina (como hice en el bizcocho de yogur).

Yo en este caso he utilizado un molde de silicona. Como lo estrenaba, lo unté con un poco de mantequilla como indicaba el fabricante para su primer uso. Lo bueno de los moldes de silicona es que son antiadherentes, por lo que se desmolda todo con mucha facilidad y, además, se limpian muy bien.

Verter crema en molde

7. Por último, introducimos el molde sobre la rejilla del horno de manera que quede a media altura. Cuando pasen unos minutos, se cambia la función del horno. La pasamos de calor "arriba y abajo" a sólo "calor abajo". Es lo que estoy haciendo en los últimos bizcochos que he hecho y me va muy bien. No estoy utilizando ventilador. El tiempo: unos 45 min. Una vez que esté hecho (yo apago el horno y lo dejo dentro unos minutillos), sácalo del horno y, si es posible, pon el bizcocho sobre una rejilla para que se vaya enfriando. Desmolda cuando esté templado.

Desmoldar bizcocho de calabaza


Este bizcocho es perfecto para desayunar o merendar. Tiene un sabor muy delicado y la textura es muy jugosa. Pruébalo y me cuentas ;)


Bizcocho de calabaza (foto: Otro día Perfecto)

Corte de bizcocho de calabaza (foto: Otro día Perfecto)


MÁS COSILLAS:

- El molde que he utilizado es de 24cm x 10cm.

- El azúcar moreno le da un tono más tostado. Si prefieres que el bizcocho sea más anaranjado, utiliza azúcar blanquilla.

- El tiempo en el horno puede variar según el tipo de molde que utilices. Para comprobar si el bizcocho está bien hecho por dentro, puedes pincharlo con un cuchillo o una agua metálica como las que se usan para las brochetas, y si sale limpio estará listo. Pero.. ¡¡Ojo!! No se puede abrir el horno hasta que pasen por lo menos los primeros 30 minutos o bien 2/3 del tiempo establecido.

- Como siempre se dice, "cada horno es un mundo". Para ir conociendo el tuyo, si el bizcocho sale demasiado alto por el centro (un montículo exagerado), quiere decir que el horno estaba a una temperatura muy alta. En este caso, desmóldalo al revés, apoyándolo sobre el montículo, para que se aplane al enfriar, o bien, se puede cortar el copete con un cuchillo y luego cubrir el bizcocho con un frostin o chocolate fundido, por ejemplo. 

-Si el bizcocho sale hundido por el centro, es porque estaba a una temperatura baja. Poco a poco y regulando la temperatura del horno te irán saliendo mejor. No te desanimes, a todos nos ha pasado ;). 


¿SABÍAS QUE...?

Halloween es una costumbre europea... Más exactamente esta costumbre, siendo de origen celta, proviene de Irlanda y Gran Bretaña. A raíz del cuento de "Jack el de la linterna" ("Jack O´lantern"), los irlandeses y británicos tallaban sobre nabos huecos la cara del espabilado Jack y los utilizaban como linternas para indicar, la noche del 31 de octubre, el camino a casa a sus difuntos y ahuyentar a los malos espíritus. Fueron los inmigrantes irlandeses que llegaron a Estados Unidos los que se dieron cuenta de que era más fácil tallar y vaciar sus linternas en un fruto que abundaba en aquellas tierras: las calabazas. Aunque hay varias versiones del cuento, si os habéis quedado con ganas de saber cuál es la famosa leyenda de "Jack O´lantern" podéis leerla AQUÍ.




otrodiaperfecto12@gmail.com





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...