martes, 28 de octubre de 2014

NARANJAS JACK O´LANTERN. Especial Halloween





De la creadora de "El proyecto de los dedos de Blair" y "La cena de los pimientos vivientes"... Un año más y convirtiéndose ésto en ya toda una tradición, llegan a Otro día Perfecto:


"LAS NARANJAS DEL MAÍZ"
(... El postre final...)


Quien bien me conoce sabe que me encantan los temas de misterio y fantasmillas, así que, aunque en casa, hoy por hoy, no celebramos Halloween, no puedo evitar hacer alguna de estas recetas y, sobretodo, recomendarlas. La verdad es que su elaboración es divertida y pueden dar un toque gracioso e inesperado en tu mesa.

Este año me he decantado por "des-exorcizar" unas naranjas. Es una receta para Halloween muy fácil, rápida y se puede quedar preparada el día de antes. Desde luego si alguien quería hacer algo para la cena de Halloween y no lo tenía muy claro, aquí os traigo el broche perfecto. Y, si os animás, nada mejor que comenzarla con una deliciosa crema de calabaza.


INGREDIENTES:

-Naranjas.
-Gelatina del sabor que más te guste. (con un sobre he tenido para rellenar 3 naranjas).




1. Para empezar y que de tiempo a que se enfríe un poco, preparamos la gelatina. En este caso simplemente hay que seguir los pasos que nos marca el fabricante en la caja. Es muy fácil y rápida de hacer. Una vez que la tenemos lista, apartamos el cazo del fuego y la dejamos enfriar.




2. Mientras se enfría la gelatina, vamos a preparar las naranjas. Es importante hacer un casting: elige aquellas que se mantengan "de pie" (si las tuyas ruedan como si no hubiera un mañana, no pasa nada, siempre se pueden poner sobre una copa, por ej.)... Parece complicado carvar una naranja, pero no lo es tanto y a la tercera verás que eres todo un experto. Para empezar lavamos las naranjas y las secamos. Después, cortamos con un cuchillo afilado lo que será la "tapa" de la naranja-calabaza.




3. Después, como veis en la siguiente foto, se corta con cuidado la parte superior del interior de la naranja y lo retiramos con la ayuda de una cuchara. A continuación, con la misma cuchara iremos vaciandola. Es como pelar la naranja pero al revés: si pillas el pellejito externo de los gajos saldrá muy fácilmente, de todas formas, con paciencia y cuidado para que no se rompa, se vacía fácilmente.





4. Como a estas alturas ya estará fría la gelatina, con un cucharón, rellenamos las naranjas.




5. Una vez rellenas, las metemos con mucho cuidado en el frigorífico y las dejamos reposar durante unas horas (2 ó 3h.) hasta que cuaje. Trata de hacer las Naranjas Jack O´Lantern con suficiente antelación o el día de antes para que las tengas listas sin problemas.




6. Y, como siempre digo, ahora viene lo más divertido: darles vida. Para ir sobre seguro, puedes pintar sobre la piel de la naranja la carita y después cortarlo con un cuchillo afilado, o bien, cortar directamente y que salga lo que salga.




Y aquí tenemos nuestro postre para la cena de Halloween. Más fácil, rápido y ligero no puede ser. ¿Sabías que la gelatina es un postre sanísimo? Carece de grasas y colesterol, y tiene un alto contenido en colágeno que mejora la salud de la piel, el cabello y las uñas. Además, tomada como postre facilita la digestión.





OTRAS COSILLAS:

- También puedes rellenar estas naranjas, por ejemplo, con una macedonia de frutas, con helado, etc.

- Si no le haces la carita o le haces otros motivos que no sea de Halloween, podrás utilizarlas en cualquier ocasión.

- Como decoración, puedes dejarlas vacías y poner en su interior una vela.



¿SABÍAS QUE...?

A los niños irlandeses les vestían de niñas para que no se los llevaran las hadas. En las zonas rurales de Irlanda, tierra de leyendas plagadas de duendes y hadas, nos encontramos con la curiosa costumbre de que en el siglo XIX a los niños les vestían con faldas hasta los doce años para que parecieran niñas y así engañar a las "malévolas hadas" para que no se los llevaran. A las niñas no las tocaban... No hay mucha documentación al respecto. Unos dicen que esos "duendes y hadas" se los llevaban para que les ayudaran en sus trabajos y que la razón por la que no se llevaban a las niñas era por ser menos fuertes... Por otro lado, la razón práctica que algunos barajan, es que en las casas era más fácil y barato hacer faldas que pantalones. Quien sabe, quizá la superstición servía para conseguir que aquellos niños vistieran con faldas.


Odhams Press Limited in 1936

Feliz Samhain.

otrodiaperfecto12@gmail.com




Si no quieres perderte ninguna receta de Otro día Perfecto, puedes hacerte seguidor pinchando en el botón "Participar en este sitio" que encontrarás en la columna de la derecha. Gracias!! ;)




Especial Halloween en Otro día Perfecto:

      All Hallows´Eve                         Dedos de bruja                       Crema de calabaza                      Pimientos rellenos