ROPOPOMPONES DE NAVIDAD

21.12.13



Entiendo las razones por las que mucha gente detesta la Navidad: la melancolía, el estrés de las compras y de las cenas, los villancicos de zambomba y pandereta... Pero es el momento de darle la vuelta. Ya que ahora está tan de moda éso de buscar las pequeñas cosas que nos hacen felices (el resto del año), hay que esforzarse un poquito y disfrutar de las ocasiones únicas y mágicas que nos ofrece la Navidad. De volver a sentir el espíritu navideño... ¿o es que no os acordáis del temido Fantasma del Futuro que un día vendrá a visitarnos?

Hoy os quiero felicitar las fiestas de una forma muy especial: con una recopilación de humildes consejos para que disfrutéis mucho de estos días.

Y para decorar esta Tarjeta Navideña, de nuevo, cuento con las ilustraciones del alemán FRITZ BAUMGARTEN. Hacía tiempo que estas acuarelas andaban empujando, con sus coloreadas manos, la tapa del "arcón de ideas" y, por fin, ha llegado el momento de dejarlas salir.



1. Calendario de Adviento. Parece un juego de niños, pero ¿por qué no preparar tu particular Calendario de Adviento?.. Cada día abre un ventanuco y date un pequeño premio. No hace falta atiborrarse con chocolatinas, simplemente puedes mirarte en el espejo por la mañana y decirte a ti misma: "¡¡Hay que ver, qué guapa estoy hoy!!".. Reserva pequeños momentos para ti: leer el libro que tenías pendiente, un baño relajante, etc.




2. Regala con ilusión. A todos se nos echa el tiempo encima con los regalos. Lo dejamos para última hora y es realmente estresante no saber qué regalar. Para evitar este mal rato, nada mejor que hacerlo con antelación y, sobretodo, cambiar el chip. Pon panza arriba esa aversión a las compras y trata de disfrutarlo. Siéntete como un auténtico "duende" y ponle un poco de ilusión: venga, dedícale un rato y piensa en las aficiones, las inquietudes y todos aquellos detalles de aquellos a los que tengas que regalar que te sirvan para sorprenderles... Si el bloqueo deja tu originalidad por los suelos, siempre podéis pedir que os escriban una "Carta de Reyes".




3. Artículo 1. Todos tenemos derecho a la Navidad. Especialmente los niños. No nos hagamos los duros y recordemos las muchas cosas que hacían nuestros padres (y con muchos menos medios) para hacer que nuestra Navidad fuera mágica. Y si no tuviste esa suerte, éste es tu momento. Regalitos en sitios inesperados, ruidos en el salón, cascabeles que suenan antes de que aparezcan los regalos, y mil genialidades más para hacer que los pequeños (y los no tan pequeños) puedan seguir disfrutando de esta época maravillosa. Te aseguro que el resultado te sorpenderá. Disfrutar de la Navidad es la forma más generosa de hacer muy feliz a los demás y con ello, a ti mismo.




4. Cinema Navidad. "Eduardo Manostijeras", "Family Man", "Que bello es vivir", "Gremlins", "Solo en casa", "Algo para recordar", "Los fantasmas atacan al jefe", "Cuento de Navidad", "Milagro en la calle 34".. Nada mejor para avivar el espíritu, y para rescatar una tediosa tarde, que ver una buena película de Navidad. Y si la acompañas con un tazón de chocolate y un Roscón de Reyes, ¿qué más se puede pedir?




5. Armando el Belén... El árbol o las dos cosas. Puedes pasar un rato muy divertido montando el árbol con tus niños, con tu pareja o contigo mismo. Nada de caer en riñas. Da igual si la bola gorda queda mejor abajo o si se os ha olvidado montar las luces antes que los adornos... Pon a sonar de fondo nuestros folclóricos villancicos y ríete un rato cantando las curiosas letras: "Hacia Belén va una burra, rin rin, yo me remendaba yo me remendé, yo me "churremiento" (yo me hice un remiendo) yo me lo quiteeeeé, cargada de choooocolaaaaate".




6. "Soy de los Reyes". ¡¡Y yo!!, de hecho prefiero que sean los Reyes, que son más nuestros, los que me traigan los regalos... Pero, ¡¡venga!!, Papá Noel es un abuelito entrañable y bonachón que también trae regalos, no facturas. Aunque en tu casa no haya la costumbre y aunque, en ese caso, lo más seguro es que a ti Papá Noel no te traiga nada, sorprende a los tuyos. Encárgales algún regalito y "hazlos aparecer" cuando menos se los esperen.




7. Que no te pare el frío. No te aburras en casa y consulta la Agenda de ocio navideña de tu ciudad. Sal a pasear y disfruta de las luces navideñas que engalanan las calles. De los mercadillos navideños donde siempre se encuentran cosas originales. De los escaparates de las tiendas que alguien con mucha ilusión se ha esmerado en decorar para estos días. Llévate a tus padres a tomar un chocolate con churros, les encantará.




8. ¡¡Para el año que viene: platos de cartón!!. Sabes que no lo vas a hacer, pero cuando te toca ser el anfitrión, una cena navideña puede ser de lo más agotadora. No es necesario intentar conseguir una Estrella Michelín en un solo día. Trata de hacer un menú rico, pero viable. Además, son muchas las recetas que puedes dejar preparadas el día de antes... Y si estás agobiado, ¡¡pide ayuda!!. Si, por el contrario, eres invitado, disfruta y se agradecido con el esfuerzo realizado. Trata de poner lo mejor de ti para que la cena sea agradable y divertida.




9. Más mágica imposible. No conozco una noche más mágica que la de Reyes. Hay tantas ilusiones y tanta expectación en el ambiente. Con los "preparativos" esa noche yo suelo acostarme tarde y siempre, justo antes de irme a dormir, tengo por costumbre mirar a oscuras por la ventana para ver las poquitas que ahí afuera están iluminadas. Me imagino que a esas casas ya han llegado los Reyes Magos y estarán poniendo los regalos debajo del árbol o a los pies de la cama y seguro que le estarán metiendo mano a la bandeja de los turrones y al anís para entrar un poquillo en calor, que la noche es larga... Por muy "infantil" que parezca, estas cosas nos dan alegría. Busca tus propios momentos mágicos. La fantasía es compatible con la madurez.




10. Gracias, gracias, gracias. El año se acaba y aunque todos hemos pasado algunas cosas malas durante este tiempo, dedica un rato a pensar en todo lo bueno que has vivido y, lo más importante, da las gracias por ello. Recibe el nuevo año con mucha ilusión, quizá puedes escribir una "lista abierta de proyectos": realizar algún curso, aprender algo nuevo, facetas tuyas que quieres mejorar, etc. Después cuélgala en algún sitio visible para que te acuerdes de ellos y no caigan en el olvido.





¡¡Y CON ÉSTO Y UN ROSCÓN DE REYES, 
OS FELICITO LAS FIESTAS Y EL AÑO NUEVO QUE VIENE!!





otrodiaperfecto12@gmail.com


BIZCOCHO DE BONIATO

3.12.13



Me he quedado realmente sorprendida de la gran aceptación que ha tenido la reseña que hice sobre el Boniato asado, y aunque no sé si ésta tendrá tanta aceptación, porque el boniato, desde mi parecer, no necesita más adorno que una cuchara que lo rebañe, algo tenía que hacer con un boniato asado que me sobró. Así que si se pueden hacer bizcochos de calabaza, calabacín, remolacha.. Se tenía que poder hacer un BIZCOCHO DE BONIATO.

Si creéis que en casa no va a tener tanta aceptación porque éso de bizcocho de boniato suena a que sólo los Enanos de "El señor de los anillos" son capaces de comérselo, también podéis llamarlo "SWEET POTATO CAKE"... En inglés siempre mucho más fino y delicado.

El resultado es delicioso, suave, dulce, ligeramente especiado y esponjoso.


INGREDIENTES (5 porciones aprox.): 

- 75 gr. de boniato asado (o cocido y bien escurrido).
- 50 gr. de harina de trigo.
- 2 huevos.
- 50  gr. de azúcar.
- 1/4 cucharadita de levadura en polvo.
- 1/4 cucharadita de bicarbonato. (en este caso he utilizado harina bizcochona que ya lleva incorporado el bicarbonato. La levadura sí la añadí a pesar del tipo de harina).
- 1 cucharadita de azúcar avainillado (ó 1/2 cucharadita de esencia de vainilla).
- Unos polvitos de: canela, jenjibre, clavo y nuez moscada.
- Una pizca de sal.

Con estas cantidades no sale un bizcocho muy grande. Salen como 5 porciones del tamaño que veréis en la foto que hay más abajo.


Tamizar la harina


1. Pon a precalentar el horno a 175º (calor arriba y abajo).

2. Comienza mezclando la harina, la levadura, el bicarbonato, la sal y las especias, y después tamiza. Reserva. Respecto a las especias, yo he echado muy poquito de cada una para darle un toque al bizcocho pero sin saturarlo.




3. Con un tenedor aplasta la carne del boniato hasta convertirlo en puré. Reserva.


4. A continuación en un cuenco pon los dos huevos, el azúcar y el azúcar avainillado (o la esencia de vainilla) y bate para mezclar bien los ingredientes. En este caso, sólo me he ayudado con un batidor de mano.


Batir huevos, azúcar y vainilla


5. Cuando el huevo haya blanqueado le añadimos el puré de boniato y mezclamos bien.


Mezclar puré de boniato y huevo


6. Una vez que el boniato esté bien incorporado al huevo, empezamos a añadir poco a poco la mezcla de harina y vamos mezclando. Hasta que quede una crema como la que veis en la foto.




7. A continuación forramos un molde con papel de horno. He utilizado un molde tipo "plum cake" que mide unos 25 cm x 10 cm.




8. Vertemos la crema en el molde repartiendo bien y metemos en el horno durante 15 minutos aproximadamente. Al final, para confirmar que está hecho, puedes clavar un cuchillo o un palillo metálico y si sale limpio está listo, sino déjalo un poco más.




En casa nos ha gustado mucho, de hecho, aunque hay que tener en cuenta que no ha salido mucha cantidad, se consumió en el mismo día. Conserva el peculiar sabor del boniato y queda realmente esponjoso y tierno como se puede apreciar en la siguiente foto. Este bizcocho de boniato, con ese toque de especias, es ideal para acompañarlo con un reconfortante té.





MÁS COSILLAS:

- Como verás yo le he espolvoreado un poco de azúcar por encima, pero también podéis cubrir el bizcocho con un frosting de queso (250gr de mantequilla en pomada, 250gr de azúcar glass y 250gr de queso crema tipo Philadelphia frío. Batimos la mantequilla hasta que quede cremosa, añadimos el azúcar y batimos unos minutos y, por último, incorporamos el queso crema recién sacado de la nevera y seguimos batiendo a velocidad baja. Y ya tenemos el frosting preparado).

- Si lo prefieres puedes sustituir el boniato por la misma cantidad de calabaza cocida (y bien escurrida) o asada.










¿SABÍAS QUÉ..?

Existen lagos de aguas de color rosa.. No, no es cosa de Photoshop. El Lago Retba se encuentra en la península senegalesa de Cabo Verde. La razón por la que sus aguas se tiñen de distintos tonos de rosa, especialmente en las épocas más secas del año, es por un pigmento rojo que suelta una bacteria que habita en las aguas con el fin de resistir la alta concentración de sal. Pero este caso no es único. También se encuentran lagos rosas en: Australia, Canadá, Azerbaijan y en ¡¡España!!.. Más exactamente en Torrevieja.


Lago Retba
Lago Retba



otrodiaperfecto12@gmail.com



Si no quieres perderte ninguno de los post de Otro Día Perfecto puedes inscribirte en "SUSCRÍBETE" (en la columna de la derecha) y los recibirás en el momento.




EL HAYEDO DE MONTEJO

20.11.13




El pronóstico del tiempo no era bueno. Se auguraba un fin de semana de frío y lluvia. Pero no había nada, absolutamente nada, que pudiera detener nuestros planes.


EL HAYEDO DE MONTEJO.. AHORA O NUNCA


Todos los años por estas fechas una frase vacía de intención se repetía una y otra vez: "¡¡Tenemos que ir al Hayedo de Montejo!!"... Pero nada... Nos refugiábamos en lo fácil, en esas informaciones que hablaban de lo complicado que era acceder a este célebre Hayedo situado en la Sierra Norte de Madrid.

La mitad de las autorizaciones que se pueden conseguir por Internet hacía meses que estaban agotadas. Pero la otra mitad de pases son presenciales y se recogen el mismo día de la visita, éso sí, si es que llegas a tiempo. Así que no nos quedaba otra: había que madrugar.


20 de OCTUBRE

Botas de montaña, chubasquero provisional, barritas energéticas (que como yo digo: "cuando vas de senderismo nunca sabes cuándo te va a caer una nevada y te vas a quedar incomunicado")... Todo listo ¡¡Nos vamos!!

El trayecto fue invadido por un decaimiento no reconocido. No paraba de llover intensamente. ¿Habría sido una buena idea ir precisamente ese día?... Bueno sólo nos quedaba la esperanza de que la lluvia se suavizara y tratar de "disfrutar" de un verdadero día otoñal. 

Y así, como un premio a aquellos que han elegido el camino difícil y no han desistido hasta llegar al final, poquito a poco fue dejando de llover según nos íbamos acercando a MONTEJO DE LA SIERRA, que es el pueblo donde está el "Centro de Recursos e Información Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón", donde se recogen las autorizaciones.




Llegamos sobre las 8.15 h. y ya había un grupo de 6 ó 7 personas esperando. Como el Centro abre a las 9.30 h. mi madre y yo nos fuimos en busca de una cafetería mientras dejábamos aguardando en la cola al resto de componentes de nuestra expedición (novio, hermano y padre).

Aunque encontrar una cafetería abierta a esas horas en Montejo de la Sierra fue imposible, por el camino disfrutamos de la tranquilidad del pueblo, del intenso y fresco olor de las coníferas tras la lluvia únicamente relegado por el olor de la chimenea de alguna casa que empezaba a despertar; y de la "pelusa" de no poder estar al otro lado de esas ventanas tan hogareñas que ya emitían una tenue luz.




Todo cerrado, salvo la panadería NANI que está en la plaza de la Iglesia y de la que hablaré más adelante (no os lo perdáis). Y justo en frente de la panadería, como una bengala que sube al cielo, hay un árbol tan alto que si no roza la luna es de milagro y todo pelado. Sólo tiene una escueta copa que a esas horas estaba plagada de mirlos.

NOTA: Si te vas a tomar un café y dejas a alguien en la cola, no te cuesta nada sorprenderle/es con un trozo de bizcocho casero de la panadería ;)




Finalmente, de regreso, pudimos tomar ese ansiado café calentito en la cafetería del asador LA HONTANILLA (está cerquita del Centro de Recursos e Información) que debió de abrir sobre las 9 h.

Para alegría nuestra, a las 9.30h, cuando abrieron el Centro, ya se dejaban sentir algunos rayos de sol... Parecía que iba a hacer un muy buen día.




Hay varios turnos de visitas pudiéndose elegir el horario que más convenga. Nosotros optamos por entrar en la primera, la de las 10h. De nuevo había que coger el coche y desplazarse unos 7 km. hasta llegar al Hayedo. Por el camino puedes disfrutar de los distintos paisajes: dehesas, robledales, pinares... todo un espectáculo.





Una vez que llegas al punto de encuentro un guía te está esperando. Se aguarda un poquito hasta que el grupo está completo y, tras una breve presentación del Hayedo, se empieza a hacer la ruta.





Durante toda la senda vas caminando junto al río Jarama que curiosamente va dibujando, con un sutil cantarineo de agua, la frontera que nos une a Guadalajara.




La verdad es que la ruta se hace muy amena porque la guía, que era encantadora, nos contó un montón de cosas interesantes, de hecho en más de una ocasión nos dejó con la boca abierta, pero prefiero no desvelar nada por si tenéis la ocasión de ir a visitarlo. Esta excursión además me pareció muy recomendable para los niños pues en nuestro grupo iban unos cuantos y se lo pasaron genial con las explicaciones y con las cosas que vimos: varios tipos de setas; un gracioso sapo que nadaba a sus anchas por el río; los acebos repleto de bayas rojas; la zona donde estaban las antiguas carboneras y la graciosa explicación de los nidos de lagartijas; varios, muchos árboles centenarios de curiosas formas... En fin, un montón de cosas interesantísimas.


Haya centenaria

Boletus (arriba izda.) y otras setas... Se miran pero no se cortan.

Un arbusto muy protegido: el acebo

Cuidado donde pisas: Haya de 10 años

Haya centenaria

El sapo

Hayedo

Una de las hayas más fotografiada

Después de una hora y cuarto, la ruta llegó a su fin y regresamos al punto de encuentro. Por el camino la guía nos fue contando que en la zona hay otras muchas rutas de acceso libre e igual de bonitas. De hecho, si te quedas sin pase para entrar al Hayedo de Montejo, en el mismo Centro te ofrecen estas otras alternativas que nada tienen que envidiarle y así nunca harás el camino en balde.

Nosotros nos quedamos con las ganas de hacer alguna más, pero era el momento de que los que habían aguardado en la cola, mientras mi madre y yo nos tomábamos un café, disfrutaran de un merecido almuerzo.

Para los que queráis seguir disfrutando de la zona, justo enfrente del acceso al Hayedo, tenéis un espacio habilitado con mesas.




Una vez en el pueblo, sobre las 12 h., pudimos degustar unas migas de pastor en la terraza, de preciosas vistas, del mismo sitio donde por la mañana temprano nos tomamos el café.. ¡¡qué bien nos sentaron!!




Y después de reponer fuerzas, dimos una vuelta por Montejo de la Sierra. Y entonces fue cuando conocimos la auténtica realidad de la panadería y bollería NANI.

No podíamos irnos del pueblo sin conocer los dulces artesanales típicos de la zona, así que nos dirigimos a esa pequeña panadería que habíamos visto por la mañana cuyo cartel, después de engatusar a todo el que pasa por delante con sus delicias, te provoca con un "atrévete a subir y verás"... Y así hicimos.




Es una panadería muy pequeñita pero sus vitrinas y alacenas estaban repletas de bizcochos artesanales, palmeritas de hojaldre, magdalenas, empanadas caseras, bollos preñados.. En fin, todo el que entra cae presa de una especie de "síndrome de Stendhal gastronómico" y entonces te bloqueas... Escuchas que alguien te dice "¿qué le pongo?"... Y no sabes qué decir. Y como entramos todos, empezamos a disertar sobre qué comprábamos, qué íbamos a compartir y demás. Y en medio de semejante goloso estupor.

¡¡¡MANOS ARRIBAAAA!!!

Justo cuando tus ojos empiezan a hacer espirales de atolondramiento, una metralla de algo envuelto en servilletas de papel empiezan a caer sobre ti... ¡¡¡Manos arribaaaaaa!!!.

Cuando vuelves en ti te das cuenta que los dependientes te están lanzando algo y finalmente pillas alguno... Lo abres y... ¡¡sorpresa!!... Un "cojonudo": un pequeño y delicioso hojaldre bañado en miel.




Y entonces comienza el "acabóse"... Si no te das prisa en elegir lo que quieres o te toca esperar a que atiendan a otros, recibirás varias ráfagas de "cojonudos". Da igual lo que digas o que les avises de que a ti ya te han dado. Te gritan un "manos arriba" y te lanzan uno, dos, tres y así en un breve espacio de tiempo, y entre ráfaga y ráfaga te ofrecen trozos de bizcocho, "cojonudas" (que si quieres saber qué son tendrás que ir a descubrirlo), etc.

Algunos decidimos salir (huir) de la panadería a esperar. Pero ten cuidado.. si sales, ¡¡SALES!!.. No te pasees por delante de la puerta porque Ellos te ven, siiií... y entonces: "¡¡Eh, chico, chicooo, sí tú... manoooos arribaaaaa!!" Y te lanzan más.

Fue divertidísimo. Y después, y tratando de amortiguar el exceso de azúcar en sangre, nos dimos un paseo por el pueblo para disfrutar de sus rincones.


Horno suspendido

Esas cosas de pueblo que nunca me canso de ver

Los curiosos buzones que hay en muchas de las casas

Paisaje que te encuentras al final de una de las calles


Y después del agradable paseo, llegó el momento de marcharnos de este pequeño pueblo de la Sierra de Madrid donde tan buenos momentos habíamos pasado. No sin antes echar una última mirada con la clara intención de regresar para hacer alguna de las otras dos rutas que se pueden hacer en el Hayedo. Quizá en invierno, o en primavera, porque el Hayedo se puede visitar todo el año, y así disfrutar de sus cambios. Y como no, volveremos a almorzar esas ricas migas que no nos esperábamos y visitaremos esa curiosa panadería con la ilusión de un niño pequeño.

Y aunque no por mucho madrugar amanece más temprano sí que es cierto que a quien madruga Dios le ayuda.. Y como aún era pronto decidimos acabar nuestra excursión en un emblemático pueblo de Madrid que está a pocos kilómetros de Montejo de la Sierra.



BUITRAGO DE LOZOYA


Vista desde la muralla

A los pies de la Sierra de Guadarrama se encuentra Buitrago de Lozoya. Rodeado del cauce natural del río Lozoya, salvo por una parte, esta península se convirtió en tiempos de lucha entre musulmanes y cristianos en un punto estratégico de defensa gracias también a su muralla de influencia árabe, siendo así el único pueblo de la Comunidad de Madrid que la conserva íntegra.

En sus calles y edificios conviven distintos estilos arquitectónicos, como el gótico y el mudéjar, legado del cruce de culturas que habitaron el pueblo: musulmanes, judíos y cristianos.


Vista desde el puente
Iglesia de Santa María del Castillo (al fondo)
Vista desde otro punto de la muralla. Castillo al fondo.
Iglesia de Santa María del Castillo. Varios estilos: Gótico, Mudéjar y Neomudéjar


Después de una frugal comida y de rodear el pueblo paseando por la muralla, la visita llegó a su fin. Agotados pero colmados de ese regustillo de haber pasado un gran día decidimos regresar.

Ya en el coche, de camino a casa, pude degustar cada momento que habíamos pasado y me di cuenta de que habíamos venido con la intención de conocer el Hayedo de Montejo y nos volvíamos con un montón de anécdotas y de buenos momentos; de haber disfrutado de cada rincón de Montejo de la Sierra, de la gastronomía típica. Que habíamos conocido un precioso pueblo lleno de historia que no estaba en un primer momento en nuestro itinerario.. Con toda esa cantidad de pensamientos y en el recogimiento del coche, el cansancio hizo presa de mi y, sin darme cuenta, me quedé dormida...


DATOS DE INTERÉS (Actualizado a 20/sep/15)

- Dónde, cómo y cuándo se pueden conseguir los pases para acceder al Hayedo.. AQUÍ  y  AQUÍ
- Las diferentes sendas del Hayedo.. AQUÍ
- Cómo llegar al Hayedo desde Montejo de la Sierra.. AQUÍ
- Senderismo y otras actividades en la zona.. AQUÍ  y  AQUÍ
- El tiempo en Montejo de la Sierra.. AQUÍ
- Cómo llegar a Buitrago de Lozoya.. AQUÍ
- El tiempo en Buitrago de Lozoya.. AQUÍ


otrodiaperfecto12@gmail.com






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...